El lenguaje corporal

El "Facial Action Code System" de Paul Ekman

Don Quijote y el lenguaje corporal

Posted by ZydMizar en 27 febrero 2010


Hoy os acerco un extracto de, la que es considerada la mayor obra de la literatura universal (no por mí, sino por gente que entiende ); “El ingenioso hidalgo Don Quijote de La Mancha”.

El caso es que empecé a leerlo sólo por ser la mayor obra de la Literatura Universal, casi por curiosidad; y la verdad que me fue atrapando capítulo por capítulo, nunca me hubiera imaginado que una novela de principios de 1600 (creo que fue en 1605), de hace 400 años!! me fuera a gustar tanto.

Pues en la segunda parte del Quijote, encontré un pasaje que hace referencia al lenguaje corporal. En esta parte, Don Quijote le pide a Sancho que vaya a ver a Dulcinea para que le dé su bendición y le dice así:

Capítulo X.  Donde se cuenta la industria que Sancho tuvo para encantar a la señora Dulcinea, y de otros sucesos tan ridículos como verdaderos

–Anda, hijo –replicó don Quijote–, y no te turbes cuando te vieres ante la luz del sol de hermosura que vas a buscar. ¡Dichoso tú sobre todos los escuderos del mundo! Ten memoria, y no se te pase della cómo te recibe: si muda las colores el tiempo que la estuvieres dando mi embajada; si se desasosiega y turba oyendo mi nombre; si no cabe en la almohada, si acaso la hallas sentada en el estrado rico de su autoridad; y si está en pie, mírala si se pone ahora sobre el uno, ahora sobre el otro pie; si te repite la respuesta que te diere dos o tres veces; si la muda de blanda en áspera, de aceda en amorosa; si levanta la mano al cabello para componerle, aunque no esté desordenado; finalmente, hijo, mira todas sus acciones y movimientos; porque si tú me los relatares como ellos fueron, sacaré yo lo que ella tiene escondido en lo secreto de su corazón acerca de lo que al fecho de mis amores toca; que has de saber, Sancho, si no lo sabes, que entre los amantes, las acciones y movimientos exteriores que muestran, cuando de sus amores se trata, son certísimos correos que traen las nuevas de lo que allá en lo interior del alma pasa. Ve, amigo, y guíete otra mejor ventura que la mía, y vuélvate otro mejor suceso del que yo quedo temiendo y esperando en esta amarga soledad en que me dejas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: